Productos sistémicos

¡Conoce la diferencia entre los productos sistémicos y de contacto!

Dentro del área de la agricultura y el cuidado de cultivos, es de gran importancia estar al tanto de los distintos productos o pesticidas existentes para su ideal desarrollo y, sobre todo, las diferencias y especificidades de cada uno.

La productividad dependerá ampliamente del combate contra las malas hierbas, hongos y plagas y, para esto, deberemos elegir entre distintos productos químicos que nos ayuden en el proceso.

Es por eso que en este artículo queremos contarte qué son los productos sistémicos y los de contacto junto con sus respectivas diferencias para que puedas elegir el futuro de tu siembra de manera consciente.

¡Sigue leyendo!

Productos sistémicos

Los productos, pesticidas o fungicidas sistémicos son aquellos que actúan sobre toda la planta evitando el rebrote del área afectada.

El hecho de que actúen sobre la planta completa hace del proceso uno un poco más lento, ya que el la superficie a tratar será mayor.

En este sentido, los productos sistémicos suelen ser utilizados cuando la productividad es pensada también de manera sistémica. Es decir, cuando se espera que el producto llegue a la raíz y actúe directamente sobre ella.

Así, se trabaja la productividad desde todos sus ángulos lo cual conlleva, necesariamente, mayor compromiso y paciencia.

Por otro lado, los productos sistémicos actúan de manera curativa y preventiva. Esto es así porque, ampliando lo ya dicho, se mueven a través del sistema límbico de la planta que, desde las hojas o las raíces, terminan por llegar al tallo con el objetivo de eliminar la enfermedad que está afectando al cultivo.

Productos de contacto

Los productos, pesticidas o fungicidas de contacto son aquellos que actúan solamente sobre la parte de la planta que ha estado en contacto con ellos, la cual, generalmente, es la parte visible de la misma.

En este sentido, no garantiza que el rebrote maligno desaparezca y, además, deben ser bien aplicados para evitar que alguna parte del mal síntoma quede intacto y, en consecuencia, mal erradicado.

Este tipo de productos suele ser utilizado cuando la productividad es, justamente, de contacto. Es decir, cuando la principal preocupación es la de tratar los síntomas particulares que están afectando a dicho cultivo y, además, se busca un efecto inmediato.

Por otro lado, también son utilizados para prevenir, ya que quedan en el exterior de las hojas y protegen de alguna posible futura amenaza. Aunque, es importante tener en mente que la lluvia irá lavando el producto haciéndole perder efectividad.

Su principal función es la de evitar la aparición de hongos y enfermedades, por eso, debe ser aplicado antes de que las esporas se establezcan.

Modo de aplicación de los pesticidas

Los productos, ya sean de contacto o sistémicos, variarán sus instrucciones de uso dependiendo de la forma en que vengan. Estos pueden ser líquidos, en polvo, en grano o en gas. Sin embargo, las aplicaciones y usos más comunes suelen ser:

  • En el momento de la siembra protegiendo directamente las semillas y los primeros brotes y crecimiento de la planta;
  • En el mismo suelo, a través del surco de siembra junto a la base de la planta o a través del sistema de riego.
  • De modo foliar, es decir, pulverizando o rociando las hojas.
  • A través de inyecciones. De hecho, este método es comúnmente utilizado en árboles para lograr una penetración más concentrada del pesticida al interior de la planta.

Sin embargo, nunca hay que olvidar que las cantidades e instrucciones específicas deben seguirse de las respectivas instrucciones del pesticida en cuestión. Es muy importante siempre tener esto en mente para evitar equivocaciones innecesarias y/o accidentes.

Precauciones ante el uso de pesticidas

El uso de pesticidas debe ser precavido y cuidadoso. Además de elegir el producto correcto para el problema que se desea solucionar, es también importante tener en mente algunas precauciones para evitar que el proceso se haga de manera incorrecta y, también, para evitar intoxicaciones, tanto de plantas, como animales o humanos.

Es por eso que aquí va una lista de cuidados y precauciones a tener en cuenta cuando se trata con este tipo de productos:

  • Asegurarse que cualquier persona que no sea imprescindible para la aplicación, tales como hijos o mascotas, no esté presente al momento de la manipulación del producto;
  • Asegurarse del uso de ropa protectora adecuada, tales como camisas largas, pantalones largos y zapatos cerrados o cualquier equipo de protección explicitado en las instrucciones;
  • Mezclar los pesticidas al aire libre o lugares bien ventilados;
  • Mezclar únicamente la cantidad de producto necesaria para evitar el acumulamiento o exceso que después encuentre dificultad para ser desechado;
  • Prepararse para un posible derramamiento de pesticida teniendo a mano toallas, papel, aserrín, bolsas de basura, guantes, etc;
  • Evitar el uso excesivo de agua ya que ésta puede esparcir el producto por demás siendo éste perjudicial para el medio ambiente;
  • Tener cerca el número de emergencias médicas en caso de envenenamiento;
  • Remover juguetes, ropa, herramientas u objetos personales para evitar que sean rociados y contaminados por el pesticida;
  • Asegurarse de que, si el producto es puesto en un lugar cerrado, sea un área bien ventilada;
  • Evitar, si el pesticida es en aerosol, que haya al momento de su aplicación mucho viento;
  • Al terminar, lavarse bien las manos antes de fumar o comer.

En resumen, los pesticidas sistémicos y de contacto tienen en común las mismas precauciones y modos de aplicación, lo que los hará distintos será el objetivo y propósito de su uso, el cuál será determinado por el problema específico a resolver.

Los pesticidas sistémicos tendrán como objetivo el tratamiento de enfermedades de manera profunda y a fondo, mientras que los de contacto suelen ser mayormente utilizados para la prevención de dichas enfermedades o para el tratamiento de algo muy específico ubicado de manera externa y visible.

La elección de uno u otro dependerá de vos y el problema que precises resolver en tu agronegocio. Si quieres compartirnos tu experiencia y punto de vista, ¡escríbenos en la casilla de comentarios!

¡Comparte!

Recibe actualizaciones de nuestros contenidos. Suscríbase a nuestro boletín de noticias!

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu dirección de correo electrónico