cultivo de trigo

Pulverizadoras: el secreto para mejorar los cultivos de trigo

Mejorar el ciclo de cultivo de trigo es una tarea ardua, que demanda el uso de herramientas y recursos técnicos de calidad, entre estos las pulverizadoras.

Hoy, los agronegocios pueden incorporar pulverizadoras de vanguardia y con tecnología de punta, que tienen la capacidad de incrementar de manera sustancial la capacidad de control y supervisión de diferentes amenazas, y que a la vez fomentan un desarrollo óptimo en general.

Para que comprendas con mayor profundidad la importancia de estas máquinas en el cultivo de trigo, a continuación profundizaremos en las ventajas concretas que obtendrás al utilizarlas.

¡Sigue leyendo!

Prevención de múltiples enfermedades fúngicas

Una de las grandes amenazas que enfrentan los cultivos de trigo y los agronegocios que los producen y gestionan son las enfermedades fúngicas, es decir, aquellas que son generadas por hongos.

Para evitarlas, en primer lugar, es necesario hacer una profunda evaluación del suelo antes de iniciar el ciclo de producción, para garantizar que no haya propagación de estos hongos, debido a antecedentes de monocultivo, restos de semillas contaminadas u otros factores de riesgo.

Sumado a esto, se necesita de un sólido programa de aplicaciones fitosanitaria, que vaya de principio a fin del ciclo de cultivo, basado, por supuesto, en los fungicidas.

Por medio de pulverizadores de calidad, garantizarás que las aplicaciones tengan la uniformidad y penetración necesaria para proteger todas tus parcelas.

En concreto, el uso de estas herramientas y, en general, una estrategia efectiva y coherente de protección fitosanitaria es sinónimo de prevención de las siguientes enfermedades fúngicas:

Fusarium

Se llama de esta manera porque la producen hongos de la familia Fusarium, como los graminearum y los culmorum, y afecta toda la planta, desde la semilla hasta la espiga.

Entre los síntomas claves de esta enfermedad están necrosis o podredumbre en el cuello y muerte de raicillas, así como sequía en las vainas de las hojas durante la fase de encañado.

Otro rasgo característico son los nudos que producen oscurecimientos e incremento del estrés hídrico, que puede provocar la muerta de la planta.

Mancha oval

Es provocada por la Oculimacula, la cual afecta principalmente al trigo, aunque también puede estar presente en las avenas y cebadas, al igual que a las platas adventicias.

Puede surgir como consecuencia del exceso de fertilización, la presencia prolongada de rastrojo y, por supuesto, la inconsistencia de la protección fitosanitaria.

Es posible identificar esta enfermedad desde la fase de ahijamiento, debido a que empieza la aparición de manchas ovaladas en las vainas de las hojas ubicadas en la base de la planta.

Estas manchas progresan durante el encañado, formando rebordes más oscuros y extendiéndose hacia el interior.

Al final de los ciclos, este mal queda en evidencia con la aparición de espigas blancas y el asurado de los granos.

Roya amarilla

El hongo Puccinia striiformis es el causante de esta enfermedad fúngica, que tiene como síntoma principal y clásico el surgimiento de pústulas de tono pardo anaranjado, que parten en los nervios de las hojas y se desarrollan hasta las puntas.

El control agroquímico es muy importante para combatir este mal, pero el hongo puede generar resistencias a ciertos productos. Por ese motivo, es importante rotar los mismos y, además, tomas medidas de prevención culturales y tempranas, como la eliminación de rebrotes de cereal de las campañas anteriores y la siembra de variedades de alta resistencia.

También, debes tomar en cuenta que en temperaturas por encima de 20 ºC este hongo se inhibe, mientras que queda neutralizado si es superior a 25 ºC.

En sí, para desarrollarse y afectar necesita temperaturas suaves, de entre 10 ºC y 15 ºC.

Control de plagas y prevención de los daños ocasionados por estas

Un ciclo de cultivo de trigo también se ve amenazado por múltiples plagas que tienden a afectar los cereales.

Estas pueden ser contenidas y controladas con un buen trabajo de protección fitosanitaria, que contemple las dosis y periodicidad adecuada.

Para lograrlo se necesita análisis de datos referentes al estado de las parcelas y los cultivos, así como pulverizadores de calidad, que sean precisos y proporcionen extensas jornadas operacionales.

Algunas de las plagas que amenazan el cultivo de trigo en Argentina y muchos otros lugares son las siguientes:

Zabro

Son escarabajos de estado adulto con forma convexa y alargada. En un principio, su coloración es castaña-rojiza, pero luego se van oscureciendo hasta verse negros.

Dependiendo de la fase del cultivo, pueden alimentarse de espigas y granos, tanto lechosos como bien formados.

Además, ponen huevos en los momentos en que se eleva la humedad del terreno, lo que conlleva aparición de larvas en un periodo de alrededor de dos meses.

Si bien por su tamaño estos insectos pueden apreciarse a simple vista, también es importante conocer cómo atacan a las plantas para detectar su presencia a tiempo.

Uno de los daños característicos son las hojas deshilachadas, debido a que se alimentan de estas, pero respetan la zona de los nervios.

El zabro suele dañar en menos medida – o no aparecer – cuando las plantas están maduras, por lo cual se requiere especial atención y cuidado en las fases de nascencia y ahijamiento.

Gusanos de alambre

Tienen el cuerpo castaño negro en su fase adulta, y pueden colocar desde 5 hasta 200 huevos, que dan paso a las larvas luego de solo 15 días de incubación. Se alimentan de materia vegetal.

Los daños de los gusanos de alambre realmente son agudos en el cultivo de trigo, como sucede con muchos otros cereales y herbáceos. Pueden llegar a destruir las plantas completamente, debido a que dañan las raíces y órganos subterráneos.

La fase crítica de amenaza de estos gusanos va desde la siembra hasta el ahijamiento, aunque luego también pueden afectar, en menor medida, debido a la mayor solidez de las plantas.

Sumado a las aplicaciones fitosanitarias por medio de pulverizadores, es importante mantener limpias las parcelas en el periodo inter-cultivo y evitar la siembra de luego de la pradera plurianual, entre otras medidas y acciones preventivas.

Limaco o babosa

Este molusco terrestre mide entre 40 mm y 60 mm y generalmente es acuoso e incoloro, aunque también puede verse con tonos blanquecinos.

Los daños críticos asociados al limaco ocurren en la etapa de implantación del cultivo de trigo, debido a que se caracterizan por consumir el esperma de las semillas, lo cual daña el ápice vegetativo y los cotiledones. Esto quiere decir que la fase de especial cuidado va desde la siembra hasta el ahijamiento, pero de todos modos la vigilancia y protección debe continuar en el resto del ciclo.

Controlar y contener esta plaga es esencial para evitar crecimiento deficiente, producto a la ingesta incompleta. Incluso, en algunos casos puede conllevar desaparición total.

Incremento de la productividad del cultivo de trigo

De acuerdo a la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Argentina cuenta con las condiciones necesarias para producir 27 millones de toneladas trigo; sin embargo, las proyecciones indican que la campaña 2019-2020 terminará con una cosecha de alrededor de 21 millones.

Si bien esta cifra representa un récord nacional y un incremento con respecto al ciclo 2018-2019, que tuvo poco menos de 19 millones de toneladas de producción, este cereal es uno de los cultivos con mayor margen de crecimiento.

De acuerdo a los especialistas, para seguir la espiral de crecimiento y alcanzar la producción esperada no se necesita un incremento de superficie cultivada, sino una mayor intensificación en el manejo.

Entre esas actividades claves asociadas a la intensificación, que promueven una mayor productividad, están las aplicaciones fitosanitarias, que deben hacerse por medio de recursos de calidad y gran capacidad, como es el caso de las pulverizadoras.

Sin duda, proteger a tus cultivos de forma efectiva y precisa es sinónimo de mejores resultados en la cosecha y, por lo tanto, mayor rentabilidad en la campaña.

Esto demuestra que el uso de pulverizadores tiene un impacto positivo general, que incentiva la sustentabilidad y viabilidad del ciclo productivo, yendo más allá de las labores específicas de protección paras las cuales están destinados a priori.

Reducción de costos y mayores niveles de rentabilidad

Para incluir pulverizadoras modernas y de calidad deberás hacer una importante inversión, lógicamente.

La buena noticia es que, al dar este paso, tu ciclo de producción no solo será más productivo o voluminoso, sino que también ofrecerá un mayor margen de beneficio.

Incorporar pulverizador con tecnologías de punta y utilizarlos dentro de los parámetros de la agricultura de precisión permite reducir la estructura de costos, especialmente en aspectos como:

Fungicidas y productos fitosanitarios en general

Como ya sabes, los pulverizadores son una fuente de precisión y uniformidad, por lo cual evitarás la deriva de agroquímicos y productos, así como el uso excesivo o irracional de los mismos.

Esto no solo representa beneficios para las plantas de trigo y las estrategias de prevención y control de enfermedades. A la vez, optimiza el dinero invertido en fungicidas, plaguicidas y agroquímicos, impacto de manera positiva las finanzas y prolongado el ciclo de reposición de inventario, lo cual además contribuye con la estabilidad operativa.

Horas-hombre

Si bien ya existen pulverizadores autónomos, estas herramientas no llegaron para sustituir el factor humano, sino para flexibilizar el trabajo y reducir el factor manual.

Gracias a este tipo de herramientas, la carga laboral de los operadores es mucho más flexible y sostenible, a la vez que estos pueden dedicar mayor atención y esfuerzo a la supervisión y planeación.

Esto nos dice que la inversión en los más sofisticados pulverizadores permite optimizar las horas-hombre y, en consecuencia, el presupuesto de nómina.

Reducción de pérdidas

Mayor control es sinónimo de menos pérdidas, ya que las plantas están protegidas y el proceso de desarrollo es el ideal.

A su vez, esto significa que tus ciclos de producción acarrearán menos gastos variables o extra, asociados al control de daño y a medidas y acciones necesarias para mitigar y enfrentar este tipo de problemas.

Por ejemplo, si una enfermedad fúngica afecta algunas de tus plantas hasta llegar a un punto de pudrición, tendrás que gastar en nuevos procesos para remover partes contaminadas y evitar la extensión del problema a otras zonas de las parcelas.

Y, ¿cómo pueden optimizarse los pulverizadores en la protección del cultivo de trigo?

Si bien es cierto que hoy existen pulverizadores de gran alcance y con sorprendentes características técnicas, no podemos dejarles todo el trabajo a estas máquinas.

Existen diferentes acciones y principios que debes seguir para optimizar el gran alcance y rendimiento que de por sí ya contemplan estas herramientas, como:

Usar agroquímicos certificados

De nada vale contar con los mejores pulverizadores del mercado si no se emplean productos agroquímicos de calidad.

Es importante que los productos que utilicen cuenten con certificados reconocidos de calidad y sustentabilidad, como los del Servicio Nacional de Sanidad y Seguridad Alimentaria (SENASA).

Por otro lado, necesitas observar y evaluar constantemente la reacción de tu cultivo a las aplicaciones, para suspender o modificar a tiempo el uso de agroquímicos que no estén generando los resultados esperados.

Utilizar boquillas

Los pulverizadores modernos incluyen portaboquillas para que coloques aquellas que mejor se adapten a las necesidades de tu cultivo y a las condiciones medioambientales.

Elegir la boquilla correcta en las diferentes aplicaciones y circunstancias es clave para evitar la deriva, garantizar la profundidad necesita y alcanzar la uniformidad.

Solo incorpora a tus operaciones boquillas con tecnologías de punta, hechas con materiales de alta resistencia y de fácil montaje y manejo.

Analiza los datos de tus cultivos constantemente

La optimización de las máquinas y herramientas, como es el caso de los pulverizadores, solo es posible si se conoce la realidad de los suelos y el ciclo de cultivo.

Es importante que apliques un modelo de gestión inteligente, basado en la recolección e interpretación de datos. Esto optimizará la toma de decisiones y te permitirá programas una estrategia de protección fitosanitaria coherente y efectiva.

¡Genial! Ya conoces como las pulverizadoras pueden ayudarte en tu ciclo de cultivo de trigo y de qué forma optimizar estas poderosas herramientas.

No lo olvides: gracias a estas optimizarás las aplicaciones fitosanitarias y, en consecuencia, el control de plagas y enfermedades, los índices de rentabilidad y los volúmenes de producción.

Si quieres conocer más acerca de estas herramientas, ¡escríbenos en la casilla de comentarios! ¡Te ayudaremos con gusto!

¡Comparte!

Recibe actualizaciones de nuestros contenidos. Suscríbase a nuestro boletín de noticias!

Email registrado con éxito
¡Ups! Email inválido, verifica si el email está correcto.

Cuéntanos qué piensas

No publicaremos tu dirección de correo electrónico